domingo, 18 de noviembre de 2012

Palestina antes de la creación de Israel.

Hola de nuevo,

creo que es importante seguir aclarando ciertos temas relacionados con Palestina, ya que supongo que habrá mucha gente como yo, que no termina de ver claro este conflicto.

En la entrada anterior, hice una introducción al conflicto, enfocado desde la perspectiva sionista, es decir, aquello en lo que los sionistas basan sus ideales.

Como sabemos, el levantamiento de los judíos palestinos contra la ocupación romana y su posterior represión fueron los desencadenantes de la segunda diáspora, la definitiva. Esto ocurre poco más de 100 años d.C. Los judíos palestinos se dispersaron por el mundo. La mayor parte de palestinos que permanecieron en su tierra acabaron convirtiéndose al cristianismo.

En torno al año 700 d.C. los musulmanos conquistaron el territorio. Una cuestión que me parece importante, es que en Palestina se encuentran las raíces de las tres religiones: cristianismo, judaísmo e islam. Es tierra sagrada para todos ellos, de modo que encuentro en eso una explicación de por qué tanto empeño en conquistarla. Bueno, el caso es que bajo la "dominación" musulmana muchos palestinos acabaron convirtiéndose al islam (estos son los denominados palestinos árabes). Esta época duró aproximadamente 1300 años, hasta que el imperio otomano conquistó el territorio sobre el 1500 d.C.

En ambas conquistas, el respeto entre culturas fue bastante importante. Tanto musulmanes conquistadores como palestinos musulmanes (a los que los otomanos concedieron el control de la mayoría del territorio), respetaron y concedieron autonomía a las comunidades cristiana y judía.

En torno al 1900, los árabes palestinos constituían el 80% de la población de Palestina. Fue en esa misma época cuando el escritor Théodor Helz fundó la Organización Sionista Mundial en Europa, comenzando entonces una importante emigración de judíos a Palestina.

Durante la primera guerra mundial, en 1917, los británicos derrotaron a los otomanos y conquistaron Siria y Palestina, pasando a estar bajo su control estos terrenos, en lo que se conoce como el Mandato Británico (lo que hoy es Israel, Jordania y los Territorios Palestinos). Según parece, existen pruebas del doble juego de los británicos.

Habían prometido a los árabes que una vez finalizada la guerra, se irían y les cederían esos territorios arrebatados a los otomanos, puesto que apoyaban la creación de un Estado Árabe Unido en todo oriente medio. Existen pruebas de esa promesa en forma de cartas mantenidas en 1915 y 1916 entre los británicos y Husayn ibn Ali (descendiente de Mahoma, entonces emir de la Meca). Para tratar con los árabes se sirvieron de su agente Thomas Edward Lawrence, conocido como Lawrence de Arabia. Lawrence, británico, defendía la idea del Estado Árabe, así que entiendo que le utilizaron para ganarse la confianza de los árabes. Gracias a esta promesa, los árabes apoyaron a los británicos en la guerra (el lo que se conoce como la Revuelta árabe) y fueron decisivos en la expulsión de los otomanos de Palestina.

Pero en 1917 los británicos firmaron la Declaración Balfour, en la que el Reino Unido se compromete con la creación de un "hogar nacional judío". Realmente es una carta que dirige el por entonces secretario del Forgein Office (oficina de asuntos exteriores) Arthur James Balfour al Barón Lionel Walter Rotschild, destacado miembro de la comunidad judía en Gran Bretaña, con el objetivo de informar de la decisión del Gobierno Británico a la Federación Sionista del país. Además, previamente, Francia y Gran Bretaña habían acordado el reparto de toda la zona conquistada a los otomanos, contraviniendo totalmente la idea de un gran estado árabe. Este acuerdo se hizo en secreto, son los conocidos como Acuerdos Sykes-Picot.

Si me permitís, aquí hago un inciso. Por si alguien no lo sabe, la familia Rotschild es una de las estirpes de banqueros más poderosas del mundo (aún en nuestros días). Digamos que es en Europa lo que los Rockefeller en USA. Su influencia en política y economía es incuestionable, y por tanto su poder. Bajo mi punto de vista son parte de esa élite que "dirige" el mundo en secreto. Por otra parte, el emisor de la carta, Balfour, fue un importante político que mantuvo una estrecha relación política con Churchill padre (familia abiertamente sionismo, como podréis leer en este interesante artículo) y finalmente fué Primer Ministro Británico.

Supongo que esto va dejando claro que los sionistas y los prosionistas tenían mucha fuerza, poder e influencia en las relaciones internacionales.

En fin, sigamos. Los británicos traicionaron sus promesas a los árabes y decidieron apostar por la creación de un estado judío. Los árabes por su parte, continúan con su idea. En 1919 declaran por su parte la creación del reino de Siria que comprendía lo que hoy en día son los estados de Siria, Líbano, Jordania, Israel y los Territorios Palestinos (justo lo que británicos y franceses se habían ya "repartido"). El Rey será un hijo del emir de la meca: Faysal. A pesar de que el pueblo apoyaba este estado, finalmente Faysal fue derrotado por los franceses y expulsado de Siria.

En 1922 dividieron el territorio bajo su mandato en dos regiones separadas por el Jordán: Palestina al oeste y Transjordania al este. Transjordania se declaró como Emirato y su control pasó a manos de Abd Allá, hijo del traicionado emir de la Meca (desde 1946 es el Reino de Jordania, del que él mismo fue el primer Rey. Es el abuelo de Hussein de Jordania). Sobre él siempre existió la sospecha de que tenía simpatía hacia Israel, y que negociaba con este estado a espaldas de lo que decía la Liga Árabe...
Por cierto que los británicos hicieron lo mismo con Iraq, crearon un estado independiente y pusieron en el trono a Faysal (al que habían traicionado). Supongo que esto fue una jugada política importante: compensaron a la familia árabe de la traición otorgándoles reinos en territorios árabes: los no sionistas.

En fin, volvamos a la senda original de este post. Bajo el mandato británico, y dado el auge del antisemitismo en Europa, la población judía se incrementó espectacularmente en Palestina. Esto junto con la traición británica, fueron el caldo de cultivo para la aparición de conflictos entre árabes y judíos, con atentados y revueltas, que terminaron en la conocida como Gran Revuelta Árabe entre 1936 y 1939. Ante esta revuelta, los británicos decidieron restringir la compra de terrenos por parte de judíos. Y durante la segunda guerra mundial, prohibieron la entrada de judíos a palestina.

Esto ocasionó tras la segunda guerra mundial un rechazo de los judíos hacia el mandato británico, con atentados incluídos. Los británicos decidieron abandonar el mandato, dejándolo en manos de la ONU.

Ahí comenzó el siguiente paso hacia la creación del Estado de Israel.

Pero esto mejor lo dejamos para otro momento.

Una cosa que me empieza a quedar clara (y que no me sorprende) es que una vez más, todos estos conflictos están generados por intereses ajenos a los de la población que reside en los territorios. Luchas de poder, intereses económicos... nunca intereses humanos.

En nuestros países se tiende a ver a los árabes como un peligro, como unos terroristas. Pero han sido los países del norte los que les han dominado, dividido y atacado durante siglos. Deberíamos plantearnos quienes son los terroristas en realidad.

Saludos

1 comentario:

  1. Interesante tu blog, lo digo más por los dos últimos post sobre Israel-Palestina. Tema que me esta comenzando a apasionar e interesar.
    porsiaca mi blog es: http://ojoderojas.blogspot.com/

    ResponderEliminar